¿Qué son los defectos del tubo neural (DTN)?

Son defectos congénitos (es decir, que ocurren durante el desarrollo del bebé en el útero materno, normalmente en los primeros meses de embarazo) localizados en las zonas del cerebro, la columna vertebral y la médula espinal.  Los dos defectos más comunes son la espina bífida y la anencefalia.

Imagen: CDC

Espina bífida:  es un defecto de nacimiento grave en el cual la columna vertebral del bebé no se desarrolla correctamente y no se cierra completamente durante el primer mes de embarazo. Esto puede dañar los nervios y la médula espinal y puede causar algunas discapacidades físicas que harán necesario el uso de dispositivos de asistencia, como aparatos ortopédicos, muletas o sillas de ruedas. También pueden presentar dificultades de aprendizaje, problemas urinarios e intestinales o hidrocefalia (acumulación de líquido en el cerebro).

anencefalia

Imagen: CDC

Anencefalia:  La anencefalia es un defecto de nacimiento grave que ocurre cuando partes del cerebro y del cráneo del bebé no se forman correctamente. Los niños con este trastorno nacen sin cerebro anterior, la parte más grande del cerebro, que es responsable del pensamiento y la coordinación. El tejido cerebral restante a menudo está expuesto; no está cubierto por el hueso o la piel. Los bebés por lo general sólo viven durante unas horas, o a lo sumo unos días.

¿Qué es el ácido fólico?

El ácido fólico es una vitamina del grupo B, soluble en agua; es de gran importancia para nuestra salud, ya que tiene un papel importante en la síntesis de ADN y en la recomposición celular. Es una vitamina que no podemos sintetizar en nuestro organismo por lo que debemos aportarla a través de la dieta.

¿Qué importancia tiene el ácido fólico en el embarazo?

La escasez de ácido fólico en el organismo de la mujer se ha relacionado con una mayor incidencia de recién nacidos con defectos congénitos, principalmente de DTN, así como cardiopatías o labio leporino.

Tomar ácido fólico ayuda a prevenir la aparición de estos defectos, es decir, no asegura que el bebé nazca sano, sino que reduce el riesgo de aparición de estos defectos en el bebé.

Existen evidencias científicamente probadas de que la ingesta de folatos durante el periodo preconcepcional y en los primeros meses del embarazo, puede disminuir el riesgo de recién nacidos con DTN, principalmente anencefalia o acráneo, encefalocele y espina bífida, así como malformaciones cardíacas, urinarias, labio leporino, etc.

El defecto del tubo neural suele producirse en las 6 primeras semanas del embarazo (por lo general antes de que la mujer sepa que está embarazada) y por ello es muy importante que, para su prevención, la mujer haya iniciado la ingesta de ácido fólico antes de que comience el embarazo y en las primeras semanas del mismo.

Si buscas el embarazo debes empezar a tomar ácido fólico al menos un mes antes, sin esperar a estar embarazada para comenzar a tomarlo.

No olvidemos que en ocasiones el embarazo no es planificado, por lo que ante estos casos se debe comenzar a tomar ácido fólico lo antes posible.

 ¿Cómo tomar el ácido fólico?

Imagen: mediapost

El estado nutricional de la mujer antes y durante el embarazo ejerce una influencia fundamental en el crecimiento y el desarrollo fetal. Puedes incorporar a tu dieta alimentos ricos en ácido fólico a través del consumo de alimentos de origen vegetal como hortalizas de hojas verdes, legumbres y frutos secos: frijoles, guisantes, lentejas, naranjas y jugo de naranja, espárragos, brócoli, y verduras de hojas verdes oscuras como la espinaca.

Aun así, estas cantidades de ácido fólico ingeridas a través de la dieta, no son las suficientes para proteger al bebé, por lo que se recomienda la suplementación diaria de ácido fólico. Puedes tomarlo con las comidas o justo antes de acostarte.

Recomendaciones de la OMS

Todas las mujeres, desde el momento en que comienzan a intentar quedarse embarazadas hasta las 12 semanas de la gestación, deben tomar suplementos de ácido fólico (400 μg ácido fólico al día).

Aquellas mujeres con alto riesgo de tener un hijo afectado con un DTN (principalmente si previamente han tenido un hijo anterior con un defecto del tubo neural, mujeres epilépticas en tratamiento con ácido valproico, mujeres alcohol-dependientes y drogodependientes, deben tomar suplementos en dosis elevadas (en España actualmente se recomiendan  4mg ácido fólico al día).

El periodo ideal para esta suplementación farmacológica es desde 2 meses antes del comienzo del embarazo y hasta cumplir la semana 12 de gestación.

 

Lele Ramírez y Ana Casanova. Matronas.
Compártelo

    1. Hola!! esta genial tu articulo te felicito es justo lo que estaba buscando, gracias .. besos!!

      Responder
    2. Hola buenos dias, encuentro genial tu artículo me ha servido mucho.. Gracias por la información. Besos

      Responder
    3. Hola buenos dias, encuentro genial tu artículo me ha servido mucho.. Gracias por la información. Besos

      Responder

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    About ayudanosquesomospadres