BURSITIS TROCANTÉREA, TROCANTERITIS O SIMPLEMENTE…

¡ESTOY EMBARAZADA Y ME DUELEN LAS CADERAS!

Imagen: iStock

Cuando estás embarazada, es habitual que tengas molestias en la zona pélvica y de las caderas. Puedes notar calambres, fatiga, tirones, hormigueo… Incluso hay mujeres tienen problemas para conciliar el sueño por el dolor. Esto se debe a que llega un momento en el embarazo en el que la única opción posible es dormir de lado, y si te duelen las caderas, resulta muy difícil.

Entre el segundo y tercer trimestre del embarazo ocurren muchos cambios hormonales, fisiológicos y anatómicos relacionados con la aparición del dolor en las caderas. Estos factores son: el aumento de laxitud, el incremento de peso, la modificación del centro de gravedad y el cambio en la forma de caminar.

Factores hormonales y fisiológicos

Cuando estás embarazada, tu cuerpo incrementa la producción de la hormona relaxina, responsable del aumento de la laxitud articular. Esto hace que los ligamentos sean más elásticos y, por tanto, las articulaciones más flexibles para que puedan abrirse y prepararse para el momento del parto. El aumento de la laxitud articular unido al desplazamiento anterior del peso del cuerpo, aumenta la cantidad de estrés soportado por los huesos y articulaciones de las extremidades inferiores.

Factores mecánicos

Según algunos estudios, parece que los factores mecánicos son los que más influyen en los cambios del hueso y del tejido conectivo. Así, el aumento del 20% del peso que se produce durante el embarazo, hace que se dupliquen las fuerzas que absorben las articulaciones. Este hecho, provoca unamodificación del centro de gravedad, un cambio en la forma de caminar y un desequilibrio muscular.

 

¿QUÉ DEBO HACER?

En el caso de que tener dolor es recomendable acudir al médico o fisioterapeuta para que puedan valorar el problema y recomendar posibles tratamientos.

No obstante, unos consejos útiles si estás embarazada y tienes dolor en las caderas son:

– Túmbate de lado con una almohada entre las rodillas; esto puede aliviar el dolor y mejorar el descanso ya que reduce la presión en la cadera.

– Haz ejercicios de estiramientos de la zona lumbar, pélvica y de miembros inferiores.

– Aplícate frío local durante cinco minutos en la zona dolorosa varias veces al día.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  • Keriakos R, Bhatta SRC, Morris F, Mason S, Buckley S. Pelvic girdle pain during pregnancy and puerperium. J Obstet Gynaecol. 2011;31(7):572–580
  • Vermani E, Mittal R, Weeks A. Pelvic girdle pain and low back pain in pregnancy: a review. Pain Pract. 2010;10(1):60–71
  • Smith M W, Marcus P S, Wurtz L D. Orthopedic issues in pregnancy. Obstet Gynecol Surv 2008; 63 (2): 103–11
  • Bhardwaj A, Nagandla K (2014) Musculoskeletal symptoms and orthopaedic complications in pregnancy: pathophysiology, diagnostic approaches and modern management. Postgrad Med J 90: 450–460.
  • Anselmo D, Love E, Tango D, Robinson L. Musculoskeletal Effects of Pregnancy on the Lower ExtremityA Literature Review. Journal Of The American Podiatric Medical Association. 2017; 107(1): 60-64.

 

Cristina Lozano López, Fisioterapeuta.

Directora de Clínica MTS de Badajoz.

Gracias a nuestra gran amiga Cristina su aportación en este proyecto tan importante para nosotras.

Puedes encontrarla y leer su blog en la web www.clinicamts.com 


Ana Casanova y Lele Ramirez. Matronas

Compártelo

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    About ayudanosquesomospadres