Imagen: Agency VNews

¿Qué es la consulta preconcepcional?

Es la visita a tu matrona en el intervalo de un año antes de quedarte embarazada.

¿Un año antes? Sí. La matrona no solo aparece en tu vida en el momento en el que te quedas embarazada para acompañarte durante los nueve meses del embarazo, el parto, el puerperio y la lactancia, sino que puede prestarte ayuda desde mucho antes.

La consulta preconcepcional con la matrona es tan importante como la primera visita del embarazo o las siguientes visitas de control de la gestación.

NO LO OLVIDES: Toda mujer que desee gestar debe organizar su vida como si la gestación se hubiera producido ya.

¿Por qué es tan importante la consulta preconcepcional con la matrona?

La salud durante el embarazo depende en gran medida del estado de salud de la mujer antes de concebir, por lo que si la mujer tiene alguna patología de base, quedarse embarazada puede empeorar el estado de salud y comprometer seriamente el transcurso de la gestación.

Las bases de la consulta preconcepcional son:

  • Evaluación del riego preconcepcional.
  • Acciones educativas y promotoras de salud.
  • Suplementación famacológica.

¿Qué hará la matrona en la consulta preconcepcional?

En este primer encuentro os conoceréis. No sólo te tomará la tensión, el peso y la talla, calculará el IMC y te pedirá analíticas u otras pruebas que ella considere necesarias, sino que conversaréis, y te realizará preguntas para cumplimentar tu historia clínica, haciendo especial énfasis en tus antecedentes personales, familiares, genéticos y reproductivos, así como tu estado de vacunación, antecedentes médicos, obstétricos, si estás tomando tratamiento farmacológico, cómo es tu estado nutritivo y si estás expuesta a factores ambientales, lo que le permitirá evaluar si hay algún tipo de riesgo que requiera un control más estricto o incluso la derivación al especialista adecuado. Y por supuesto, hablaréis de las actividades promotoras de la salud, como el ejercicio físico, llevar una dieta sana y variada, el abandono de los hábitos tóxicos como beber alcohol, fumar o el consumo de drogas y la prevención de los defectos del tubo neural a través de la ingesta de ácido fólico.

En las mujeres que planifican su embarazo se sugiere la suplementación diaria con 0,4 mg de ácido fólico desde al menos uno o dos meses previos a la concepción. En las mujeres con antecedentes de defectos del tubo neural, que han tenido un hijo anterior con defecto del tubo neural, son diabéticas o están tomando anticonvulsionantes, se recomienda la suplementación diaria con dosis de 5 mg de ácido fólico.

Pregunta a tu matrona todo lo que necesites saber,  aconsejamos que lleves escritas en un papelito las dudas que tengas ¡Para que no te quedes con ninguna!

Imagen: Pinterest

 

Acude a tu matrona para realizar la visita preconcepcional


 

Lele Ramírez y Ana Casanova. Matronas.

BIBLIOGRAFÍA:

Compártelo

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    About ayudanosquesomospadres