Estamos acostumbradas al uso de compresas y tampones durante los días de regla y últimamente cada vez son más las mujeres que se animan a usar la copa menstrual, que aunque parezca un invento novedoso, no lo es. ¿Sabías que en el Museo de la Menstruación y de la Salud de la Mujer en EE.UU hay información que data el inicio de la producción industrial de la copa menstrual en la década de los años 30, aunque existen copas rudimentarias desde 1867?. La primera patente fue en 1932, de L. J. Goddard, a la que le siguió la patentada por Leona Chalmers, fabricada en caucho vulcanizado.

The KeeperEn 1987 se fabricó en EE.UU el primer modelo de látex producido en dos tamaños, uno de ellos para las mujeres más jóvenes y sin hijos: The Keeper.

Debido a las posibilidades de alergia generadas por el uso del látex en los últimos años las copas menstruales se han hecho de materiales alternativos, como silicona médica.

La copa menstrual es un recipiente que se inserta en la vagina durante la menstruación y a diferencia de los tampones no absorbe la sangre sino que la recoge y queda contenida en el interior de la copa hasta que se extrae de la vagina y se desecha el líquido.

A diferencia entre la copa menstrual y un tampón, compresa o salvaslip, la copa es reutilizable, es decir, no es un producto de usar y tirar, sino que después de cada uso se vacía, se limpia con agua y se inserta de nuevo. Se esteriliza cuando se termina la menstruación y así queda lista para usar el mes siguiente. Se recomienda esterilizar la copa en un cazo con agua hirviendo o bien con un esterilizador. Lo que no se recomienda es lavarla con otros productos que podrían ser dañinos y causar algún tipo de infección en la vagina o podrían dañar la copa.

copa menstrual

Ventajas de usar la copa menstrual:

  • Aunque inicialmente el coste de la copa es mayor que el de las compresas o tampones, a largo plazo es mucho más económico, ya que con los cuidados adecuados la copa puede durar hasta 10 años (por lo que además ayudas a cuidar el medio ambiente).
  • Las copas menstruales no son porosas, absorbentes ni fibrosas, por lo que no arañan ni secan las paredes vaginales.
  • En su fabricación no se utiliza ningún elemento químico y su uso no produce daños ni alteraciones en el entorno vaginal natural de la mujer. También previenen problemas causados por el uso de compresas, como la candidiasis, producida por el ambiente cálido y húmedo que crean.
  • Se puede utilizar durante toda la menstruación, tanto al inicio como al final, independientemente de lo abundante que sea la regla.
  • Al estar hecha de silicona no permite que los gérmenes se acumulen en ella, por lo que se disminuye el riesgo de Síndrome del shock tóxico, ligado al uso de tampones.
  • Ya que las copas se pueden utilizar en cualquier momento del mes, la mujer puede practicar la inserción y extracción cuando no está menstruando para habituarse.
  • Usando la copa puedes moverte, hacer deporte, ir a la piscina o a la playa sin ningún miedo de que se note ni tengas pérdidas si está bien colocada. Además no hay ningún hilo colgando que se pueda ver como puede ocurrir con el tampón.
  • Las copas requieren ser vaciadas con menos frecuencia que con la que nos cambiamos los tampones o las compresas. Su capacidad es de 30 ml, es decir, pueden permanecer hasta 12 horas sin necesidad de vaciarse.

copa

Pero también tiene algunas desventajas:

  • Puede ser incómoda de utilizar en baños públicos que no dispongan de un lavabo privado, aunque se puede limpiar con una toallita húmeda, o con una botella de agua.
  • Puede resultar un poco complicada de usar al principio. Si la colocamos mal puede moverse y también puede crear una succión que dificulte su extracción si no se sabe quitar el vacío correctamente.
  • Si no la lavamos o hervimos tras el uso de cada ciclo menstrual, puede coger un color amarillento y dar un aspecto de “suciedad”.
  • Al final del ciclo, además del lavado habitual con agua y jabón, debemos hervirla para esterilizarla.

uso

¿Cómo elegir la copa adecuada?

Podemos encontrar diferentes marcas de copas, y a cada cual ofrece más variedad de texturas, tamaños, colores, accesorios, etc. Para elegir la copa adecuada debemos guiarnos principalmente por la edad y la paridad (partos vaginales), ya que la talla de la copa se define a través de la anatomía y no a través del flujo.

Hay marcas que también tienen en cuenta la complexión física y la condición física, os dejamos algunos ejemplos:

Ladycup

Modo de empleo

copa-menstrual-uso

  • Esterilizar la copa antes y después de cada menstruación.
  • Lavarse las manos siempre al manipularla.
  • Doblar la copa e introducirla en la vagina en la posición que sea más cómoda. Hay marcas que venden lubricantes específicos para poder colocarlas con más facilidad.
  • Retirar en un máximo de 8-12 horas, vaciar el contenido y limpiar en agua.
  • Volver a colocar.

 


 

Se recomienda no usar la copa si existe infección vaginal  hasta que desaparezca la infección. En todo caso, lo mejor es consultar con tu matrona o ginecólogo.

La copa vaginal no puede utilizarse como anticonceptivo en ningún caso.

Copa vaginal y puerperio

No se debe usar ninguna protección interna como la copa vaginal o los tampones convencionales mientras dura la menstruación postparto por riesgo de infección. Recomendamos el uso de compresas de algodón ya que las compresas que solemos utilizar en los días de regla están hechas con capas de plástico y demasiados compuestos químicos y productos para que sean muy absorbentes y muy finas, pero que no son adecuadas porque pueden irritar la zona tan sensible en estos momentos.

 

copitas

Lele Ramírez y Ana Casanova. Matronas.

Compártelo

    1. Enhorabuena! Estupendo post. Explica perfectamente el tema de las copas menstruales, con sus pros y contras. Yo las uso desde hace algún tiempo y las recomiendo sin duda alguna.
      Gracias por vuestro trabajo chicas. Es interesante e instructivo.

      Responder
    2. llevo usando la copa desde hace mas de 10 años y cada vez que puedo se la recomiendo a alguna mujer. para mi ha sido todo positivo, claro que al principio cuesta un poco aprender a ponérsela, pero como con los tampones; y es verdad que cuando estas en un sitio publico cuesta un poco lavarla pero tampoco es lo más frecuente. estoy muy tranquila sabiendo que no meto en mi cuerpo sustancias nocivas. para mi un diez!

      Responder
    3. Yo hace unos 8 meses que me he animado a dar el salto a la copa y estoy muy conetnta con el cambio. Al principio teneda alguna fuga pero pronto me habitue9 al manejo de la copa y me acostumbre9 a todas sus ventajas. Para mi librarme de la sequedad vaginal causada por los tampones y ganar en autonomeda (puedo estar con la copa unas 5 horas sin cambiarme, con los tampones super plus ni 2 horas aguantaba). Os la recomiendo.

      Responder

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    About ayudanosquesomospadres