Variaciones de la presentación de nalgas: nalgas completas, nalgas incompletas y nalgas puras

Variaciones de la presentación de nalgas: nalgas completas, nalgas incompletas y nalgas puras

La presentación podálica es aquella en la que la pelvis del bebé en situación longitudinal está en contacto con la pelvis materna.  La presentación podálica puede clasificarse en nalgas puras (es la variedad más frecuente), nalgas completas (el bebé está sentado flexionando las articulaciones de la cadera y las rodillas) y nalgas incompletas (presenta las nalgas y uno o ambos pies, o incluso las rodillas).

Es muy importante realizar el correcto diagnóstico de la presentación de nalgas en las fases finales del embarazo o al inicio del trabajo de parto. Normalmente el bebé que está de nalgas suele darse la vuelta espontáneamente en la semana 28-32 de gestación.  En la ecografía de la semana 32 el ginecólogo podrá ver si el bebé está de nalgas. Si así fuera, no quiere decir que el bebé ya no vaya a darse la vuelta antes del parto, pero en el último trimestre de embarazo es cuando el bebé gana más peso y comienza a crecer en tamaño, por lo que cada vez tendrá menos espacio en el útero para moverse.

Existen situaciones que dificultan que el bebé pueda girarse como son la prematuridad, bajo peso, embarazo múltiple, madre primípara, malformaciones uterinas, cordón umbilical corto, alteraciones del líquido amniótico, etc.

Si tu bebé está colocado de nalgas puedes llevar a cabo varias alternativas para conseguir que se gire en el útero.

Existen unos ejercicios que consisten en adoptar posturas que mediante la gravedad facilitarán que el bebé pueda colocarse en presentación cefálica. Estas posturas deben hacerse a diario al menos durante 10-15 minutos.  Antes de realizarlas puedes tomar algo dulce como un zumo, un caramelo o una chocolatina para que el bebé esté más activo.

Busca un ratito al día para relajarte ya que el estar relajada ayuda a que se relajen los músculos del abdomen y conseguir así un poco más de amplitud para que el bebé pueda moverse mejor. Respira tranquilamente, ponte cómoda y ayúdate de colchonetas o cojines para realizar los ejercicios. Si tienes pelota de fitball también puedes usarla.

El objetivo de estos ejercicios es colocar la pelvis por encima de la cabeza.

Es conveniente escoger los ejercicios que te parezcan apropiados y que no te supongan un peligro.

conjunto nalgas1- Posición invertida sobre el abdomen: Consiste en apoyar las rodillas sobre el borde de la cama o sofá e inclinar todo el cuerpo hacia el suelo, apoyando los brazos sobre un cojín. Si te resulta muy incómoda puedes hacerlo apoyando los pies a la vez que las manos en el suelo o realizar la postura del mahometano: empieza a cuatro patas, desplaza el tronco hacia atrás y pega el pecho al suelo, con los brazos extendidos hacia adelante. Mantén durante unos segundos la postura y luego vuelve a empezar. Puedes acompañar esta posición con movimientos de balanceo y giros de la pelvis.

mahometano

mahometano

2- Posición invertida sobre la espalda: Tumbada boca arriba con las rodillas flexionadas. Puedes hacerlo apoyando las piernas sobre el sillón o usar la pelota de fitball  o bien puedes elevar la pelvis poniendo unos cojines gruesos debajo de ella.

Ejercicio-antes-del-parto

gato3- Postura del gato: La posición inicial consiste en estar a cuatro patas, con la mirada al frente, separando las rodillas el ancho de las caderas y alineando las manos con los hombros. Coge aire y expúlsalo lentamente mientras arqueas la espalda hacia arriba, metes el coxis hacia el ombligo y diriges la cabeza hacia abajo acercando la barbilla al pecho mirando al ombligo. Entonces vuelve a la postura inicial dejando la espalda recta. Puedes repetirlo las veces que quieras. Esta postura ayuda a disminuir la presión en la zona del suelo pélvico y abdomen.

pared4- Acostada en el suelo y cerca de la pared, eleva las piernas apoyándote en ella hasta que el cuerpo forme un ángulo de 90º. Mantén la postura unos minutos. Intenta subir un poco más los pies hasta despegar la cadera del suelo. Esta postura ayuda a disminuir la inflamación de los pies, permite que se estiren las piernas y alivia el dolor de la espalda baja, además de ser un antídoto contra los calambres.

5- Gatear. Utiliza protecciones en las rodillas y en las palmas de las manos para evitar hacerte daño o gatea sobre superficies blanditas.

patas

piscina6- Nadar. Si sabes nadar no dudes en acudir a la piscina o al mar. La flotación y la ingravidez que hay en el agua favorecen la libertad de movimientos, te permite adoptar posturas que te resultarían incómodas e imposibles de realizar fuera de ella. Además hacer ejercicios en el agua aumenta la flexibilidad debido a que disminuye el efecto de la fuerza de gravedad. Por todo esto se reduce el riesgo de lesiones por traumatismos o movimientos bruscos. Para favorecer que el bebé se gire puedes nadar boca a bajo, hacer el pino, dar volteretas…

También puedes acudir a un profesional especializado en Medicina Tradicional China (Acupuntor/a) o a una matrona que esté formada para que te ayude mediante la Moxibustión. La moxibustión es una terapia alternativa milenaria de la medicina oriental, en la que se utiliza la raíz prensada de la planta Artemisa Vulgaris a la que se le da forma de cigarro, denominado puro de moxa. La terapia en sí consiste en estimular mediante la utilización de calor a través de la moxibustióncombustión de la moxa, en ciertos puntos cercanos a la piel e inducir una mejoría en el flujo sanguíneo. Cuando el bebé está de nalgas los puntos a estimular se encuentran en el ángulo externo de la uña del dedo pequeño del pie (punto de acupuntura Vejiga 67 o Zhiyin). Esta técnica está recomendada por la OMS y se puede realizar a partir de la semana 32, una vez de ha realizado la ecografía del 3er trimestre y se ha observado la presentación podálica. Hay matronas especializadas para enseñar esta técnica y una vez que la mujer la aprende puede realizarla en su propia casa siguiendo sus recomendaciones. El porcentaje de éxito es bastante elevado y no suponen ningún riesgo ni para la madre ni para el bebé, siempre y cuando se realice adecuadamente.

Versión cefálica externa (VCE): Mediante este procedimiento el ginecólogo a través de maniobras externas ejerce una suave presión sobre la pared abdominal de la madre para deslizar la cabeza y las nalgas del bebé de tal forma que gire sobre sí mismo y se coloque en cefálica. Es un procedimiento con alto grado de seguridad y una tasa de éxitos de aproximadamente el 50%. Debe hacerse cuando el embarazo ya es a término. En este vídeo se ve fenomenal cómo se realiza la técnica.


Pero no debes olvidar lo más importante, y eso es conectar con tu bebé. Visualízale dentro del útero, habla con él, pídele que se de la vuelta y coloque su cabecita hacia abajo. Cuéntale lo bien que va a ir el parto, que no tenga miedo, ya que nada más nacer va a encontrar a unos padres que le quieren con locura, que nada más abrir esos preciosos ojitos sus papás van a estar ahí para poder abrazarle…

visualización

Tómate el tiempo que necesites para conectar con él. Por supuesto que el papá también puede participar, podéis  colocar vuestras manos sobre la barriguita y escuchar música relajante o alguna canción que os guste a ambos y que os traiga buenos recuerdos. Además, esa música os la podéis llevar para escucharla durante el período de dilatación en la sala de partos, seguro que con todo esto vuestro precioso bebé, decide darse la vuelta y estar preparado para venir al mundo.

Este vídeo es un resumen de todo lo anterior

También es posible que aunque intentes todo lo anterior el bebé siga en podálica hasta el parto, o incluso que, habiéndose colocado en cefálica, se vuelva a girar y se coloque en podálica otra vez. En ese caso, plantéate las posibles alternativas para el parto y asegúrate de que los profesionales que te atienden te expliquen con detalle todas las opciones, posibilidades, riesgos y te resuelvan todas tus dudas.


El parto de nalgas

En el año 2000 se publicaron los resultados del Term Breech Trial (TBT), trabajo realizado por M.Hannah y Cols (The Lancet 2000) que concluía que una política de cesáreas sistemáticas en las presentaciones de nalgas era claramente mejor que un intento de parto vaginal. A raíz de esta publicación la mayoría de los centros que realizaban el parto de nalgas vaginal abandonaron la práctica tal y como muestra una encuesta realizada en el año 2003 en donde el 92.5% de los centros encuestados habían abandonado el parto vaginal en favor de la cesárea. De hecho, a día de hoy, en muchos centros se ha protocolizado la práctica de cesárea en cualquier parto en presentación podálica.

Sin embargo, tanto en otros países como en España hubo organismos y centros que no adoptaron esta nueva práctica, como es el caso de la Dirección de Asistencia Sanitaria de la Consejería de Sanidad del Gobierno Vasco, donde el parto de nalgas vaginal sigue siendo realizado con éxito en aquellos centros donde sus médicos tienen experiencia en su asistencia.

Posteriormente, en el año 2006, en respuesta al TBT, Goffinet publicó el estudio PREMODA, cuatro veces más grande que el anterior en el que se incluían datos de mujeres de Francia y Bélgica y en el que se empleó los mismo parámetros de resultados que el TBT. Los resultados contrastaron con los anteriores, y señala que en aquellos centros donde la práctica de parto vaginal de nalgas sea una práctica habitual y donde existan criterios estrictos de selección y atención al parto, el parto vaginal de un feto a término en presentación podálica es una opción segura.

Según los Protocolos Asistenciales en Obstetricia y Ginecología de la SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia) en el año 2011 se actualizó el protocolo del parto en la presentación de nalgas a término.

Los criterios de selección establecidos para la elección de la vía del parto son los siguientes:

  • Ni la paridad ni a edad materna son criterios excluyentes del parto vaginal. (A)
  • El parto vaginal puede intentarse en casos de un feto con crecimiento fetal adecuado y un peso estimado inferior a 4000 gramos. (B)
  • Se realizará una valoración clínica de la pelvis; no es necesaria la pelvimetría radiológica. El mejor indicador de la proporción feto-pélvica es el adecuado progreso del parto. (C)
  • Cuando el cuello fetal está hiperextendido existe alto riesgo de lesiones de la médula espinal fetal durante el parto vaginal, por lo que en estos casos la vía de elección para finalizar la gestación sería la cesárea. La actitud de la cabeza fetal se determinará preferiblemente por ecografía y en su defecto radiológicamente. Se intentará el parto vaginal si la actitud es en flexión o indiferente. (C)
  • Solo las presentaciones de nalgas puras o nalgas completas son subsidiarias de parto vaginal. (C)

Manejo intraparto

  • Existe escasa evidencia sobre la inducción del parto en la presentación podálica, por lo que la inducción puede considerarse si las condiciones individuales son favorables. (C)
  • Puede administrarse oxitocina para corregir una dinámica uterina inadecuada tras la administración de analgesia epidural. (B)
  • La rotura artificial de la bolsa amniótica puede practicarse con precaución cuando está clínicamente indicada. (B)
  • El descenso de la nalga y la entrada de la inserción del cordón umbilical en la pelvis se asocia a una mayor incidencia de compresión del cordón, por lo que se recomienda la monitorización electrónica fetal continua durante el periodo de dilatación y expulsivo . (C)
  • El parto vaginal de nalgas no es una indicación ni una contraindicación para la analgesia epidural. Su administración debe individualizarse siguiendo los deseos de cada mujer. Sin embargo, dada la alta probabilidad de tener que practicar maniobras para la extracción de los hombros y cabeza fetal, se aconseja que llegado este momento, la mujer cuente con algún tipo de analgesia eficaz. (C)
  • La presencia de una dinámica uterina adecuada acompañada de una dilatación cervical progresiva es un indicador de una evolución favorable del parto. Se recomienda realizar una cesárea si la dilatación cervical se detiene durante dos horas o más. (C)
  • La duración de la fase pasiva de la segunda etapa del parto puede durar hasta 90 minutos, permitiendo que las nalgas desciendan en la pelvis. Una vez que comienza la fase activa y se inician los pujos, el parto debe ser inminente después de 60 minutos. Los pujos maternos son esenciales para un parto seguro y deben ser alentados. (A)
  • Se debe informar adecuadamente a la mujer embarazada sobre los riesgos y beneficios de la vía vaginal en el parto de nalgas del feto a término así como de los beneficios y los riesgos a corto y largo plazo de la cesárea electiva. (C)
Niveles de evidencia y grados de recomendación

Niveles de evidencia y grados de recomendación

A día de hoy no hay evidencia de que en la presentación podálica la salud de los niños, a largo plazo, dependa de la vía del parto.

Lee la reciente noticia: El Hospital de Sant Pau recupera el parto de nalgasLa Vanguardia

 

FUENTES: 

Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia. Parto en la presentación de nalgas a término. Protocolo actualizado en febrero de 2011  | Método AIPAP, Félix Jiménez Jaén |Biblioteca Reproductiva de la OMS | Biblioteca Cochrane; Coyle M, Smith C, Peat B. Versión cefálica con moxibustión para la presentación podálica. Cochrane Database of Systematic Reviews 2012 Issue 5. Art. No.: CD003928. DOI: 10.1002/14651858.CD003928 | Acupuntura en el embarazo y parto (Zita WEST, 2009) | 

Lele Ramírez y Ana Casanova. Matronas.

Compártelo

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    About ayudanosquesomospadres