Vía: Pinterest

La rubéola está producida por un virus de la familia Togaviridae del género Rubivirus, cuya afectación para el adulto es leve pero resulta muy grave para el embrión o feto.

El contagio se produce por gotitas de saliva (infección respiratoria). La enfermedad es contagiosa 2-3 días antes del exantema, es máxima durante el exantema y disminuye paulatinamente.
La rubéola postnatal es en general una infección inocua, mientras que la rubéola congénita (ocurre cuando el virus de la rubéola en la madre afecta al feto en los primeros 3 meses del embarazo) conlleva graves secuelas.
El momento de la infección es el determinante más importante de la gravedad de la rubéola.
CUADRO CLÍNICO
Presenta un período de incubación de 14 días.
Produce un exantema macular leve, que aparece inicialmente en la cara y que se extiende al tronco y extremidades; una linfadenopatía característica (suboccipital, postauricular y cervical). En el 50% de los casos es asintomática.
DIAGNÓSTICO
Realizar serología para determinar los anticuerpos específicos.
VACUNACIÓN
La prevención de la rubéola congénita es de tipo primario a través de la vacunación masiva de todas las mujeres en edad fértil. La vacunación en España frente a la rubéola no se introduce de forma sistemática (vacuna triple vírica) hasta 1980, y hasta 1985 no se alcanza una cobertura vacunal superior al 80%, por lo que una parte importante de las mujeres españolas en edad fértil no han sido vacunadas nunca frente a la rubéola.
En la actualidad, la vacuna de la Triple Vírica ( frente al sarampión, la rubeola y la parotiditis),  se administra en 2 dosis. La 1.ª a los 12-15 meses y la 2.ª a los 2-4 años de edad, preferentemente a los 2 años (Calendario de Vacunaciones de la AEPED. 2018).

 

 

¿Y SI ESTOY EMBRAZADA?
1. Determinación de la inmunidad frente a rubéola mediante análisis sanguíneo para poder conocer si estás protegida de una posible infección por el virus. Se solicita en la primera consulta del embarazo (anticuerpos totales o IgG específica). La presencia de anticuerpos refleja inmunidad, haciendo innecesaria la realización de nuevos controles.
2. Si no presentas anticuerpos deberás adoptar medidas para evitar la exposición al virus y debes ser vacunada frente a la rubéola en el posparto inmediato (preferentemente en el hospital antes del alta domiciliaria).
3. Las mujeres embarazadas seronegativas deben evitar en lo posible la convivencia estrecha con niños no vacunados o que sufran una enfermedad exantemática aguda. Cuando la mujer tenga por su profesión, contacto diario con niños, deberá considerarse la baja laboral como medida de protección en función del riesgo.

VACUNA Y EMBARAZO

Vía: Pinterest

La vacuna debe evitarse durante el embarazo ya que  puede ser teratógena si se administra durante las 6 primeras semanas. Aquellas mujeres que se vacunen contra la rubéola deben evitar quedarse embarazadas hasta 1 mes después de la vacunación. No obstante, no hay casos descritos de afectación congénita y en ningún caso está justificada una interrupción de la gestación después de una administración accidental de la vacuna durante el primer trimestre.
SOSPECHA DE INFECCIÓN DURANTE EL EMBARAZO
Si aparecen en la embarazada clínica compatible o exposición a un sujeto con infección aguda por rubéola. Si no presenta anticuerpos hay que hacer un seguimiento para demostrar la infección. Se debe tener en cuenta antecedentes de vacunación y si hay existencia de serologías previas.
RUBÉOLA CONGÉNITA
Los efectos del virus sobre el feto dependen del momento de la infección. Los signos clásicos de la misma son: cataratas, cardiopatía y sordera, pero se han descrito otros numerosos defectos.
Durante el primer y el tercer trimestre es donde encontramos mayor riesgo de transmisión, sin embargo, en el tercer trimestre no suele existir afectación fetal, es decir, cuanto más joven es el feto, más severa es la enfermedad.
Se estima que el riesgo fetal durante el primer trimestre de gestación es del 50 al 80%. Se pueden producir múltiples defectos congénitos (cardiopatías, crecimiento intrauterino retardado, cataratas congénitas, sordera, retraso psicomotor) y/o aborto espontáneo. Durante las 12-16 semanas de gestación hay un 30-35% de posibilidades de desarrollar un defecto único como sordera o cardiopatía. Entre las 16 y 20 semanas de gestación algunos presentarán sordera. Si más de 20 semanas de gestación no se ha descrito riesgo fetal.
Los niños con rubéola congénita eliminan enormes cantidades de virus con sus secreciones respiratorias, intestinales y orina hasta la edad de uno o dos años, con lo que pueden transmitir y mantener la infección.
En los recién nacidos hijos de madre con rubéola durante la gestación o en los casos de síndrome de rubéola congénita no está contraindicada la lactancia materna.

 Ana Casanova y Lele Ramírez. Matronas

BIBLIOGRAFIA
También te puede interesar:
Compártelo

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    About ayudanosquesomospadres